domingo, 8 de noviembre de 2009

ANTIGüO CUENTO CHINO

Había una vez un campesino chino, muy pobre, pero sabio, que trabajaba la tierra duramente con su hijo. Un día el hijo le dijo: "¡Padre, qué desgracia, se nos ha escapado el caballo!".
"¿Por qué lo llamas desgracia?" respondió el padre. "Veamos lo que nos trae el tiempo"...

A los pocos días, el caballo regresó acompañado de una preciosa yegua salvaje. "¡Padre, qué suerte!" exclamó el muchacho. "Nuestro caballo ha traído otro caballo más". "¿Por qué lo llamas suerte?" Repuso el padre, "veamos qué nos trae el tiempo".

Unos días después, el muchacho quiso montar el caballo nuevo y éste no acostumbrado a un jinete, se encabritó y lo arrojó al suelo. El muchado se rompió una pierna. "¡Padre, qué desgracia, me he roto la pierna!". El padre con experiencia y sabiduría sentenció: "¿Por qué lo llamas desgracia?", " ¡veamos que nos trae el tiempo!"

El muchacho no se convencía de la filosofía del padre, pero pocos días después, pasaron por la aldea los enviados del Emperador buscando jóvenes para llevárselos a la guerra. Al ver al joven impedido marcharon sin reclutarlo.
El joven comprendió entonces lo que quería decir su padre... que nunca hay que entender la desgracia ni la fortuna como absolutas, sino que hay que dar tiempo al tiempo para ver si algo es malo o bueno...

El cuento no tiene final... Sólo nos quiere decir que la vida da tantas vueltas y es tan paradójico su desarrollo, que lo malo se hace bueno y lo bueno, malo... ésta es su sabia moraleja.

Así que... ¡espera el día de mañana con esperanza y vive el hoy con plenitud!

1 comentario:

manel dijo...

En ocasiones, nuestra mayor desgracia es nuestra propia impaciencia, gran relato.

De todos modos, como yo siempre digo, somos fugitivos de nosotros mismos, sin darnos cuenta, sin saber, nos ponemos la zancadilla una y otra vez y lo peor, casi siempre culpamos a los demás.

Besos, me encanta escucharte.